Amoverse en plenitud

AMOVERSE+ (El Pozo del Tío Raimundo, Madrid)


Servir es ser generoso e implica dejar de lado el interés propio por y para los demás.

Amoverse+ tiene su punto de partida en el corazón de las personas que lo conformamos. Una mezcla de sentimientos que nos lleva a nueve jóvenes de diferentes lugares de España a vivir una experiencia en profundidad, con mucha ilusión, nervios, desconocimiento... En definitiva, expectantes ante lo que nos iba a deparar Amoverse+. Cada uno salimos de nuestro círculo de amistades y el pequeño mundo al que pertenecemos para abrirnos a los otros y descubrirnos a nosotros mismos. De esta forma comenzó un camino de unión, generosidad y reflexión.

Por una parte está la labor social que desarrollamos con los niños en el campa de verano. Más allá de ayudar en las actividades, ofrecemos nuestro apoyo y cercanía para que su día a día sea un poco mejor. No trata tanto de organizar los talleres y las tareas, sino más bien de escuchar a los niños y acercarse a su realidad desde el cariño. Ver más allá de lo que dicen sus palabras y transformar la tristeza, el aburrimiento o la rabia en sonrisas.

Aparentemente todo esto requiere un esfuerzo increíble, pero no es así. Cuando uno está dispuesto a servir desde el corazón, ama lo que está construyendo. Luego servir es ser generoso e implica dejar de lado el interés propio por y para los demás. Desde esta perspectiva me dispuse a vivir esta experiencia.

Por otra parte están los momentos de reflexión y oración que compartimos desde la transparencia y la fe. Cada uno vino con su historia y sus vivencias y en El Pozo del Tío Raimundo (Entrevías, Madrid) nos unimos todos siendo uno sólo. Todos somos diferentes y a su vez sentimos la necesidad de estar juntos caminando, aprendiendo, sintiendo... Es una experiencia para desconectar con tu vida diaria y conectar con uno mismo. Es una experiencia para permitirse ser uno mismo, sin filtros, para tomar perspectiva respecto a los “problemas” de cada uno, para sentir cada instante en profundidad. Y esto es lo que he hecho en mi caso. Seguir la luz del camino, sentirme yo misma con mi esencia, y sobre todo, sentir plenitud.

Todo esto no podía haber sido posible sin los niños, los acompañantes, los voluntarios y sin Él. Hemos vivido en comunidad, sirviendo y amando en plenitud, porque siempre quedará en nuestros corazones que “la diferencia entre darlo todo y casi todo es infinita”.

Leire Olazábal (Universidad de Deusto)

Experiencias relacionadas

Campo de Trabajo "Roquetas del Mar"

Campamentos urbanos para los niños de la localidad de Roquetas de Mar en Almería, con espacios de...

Campo de Trabajo "Proyecto Arco Iris"

Campamentos urbanos para los niños del barrio de Piedras Redondas de Almería, con espacios de...

Campo de Trabajo "San Fran"

Profundizar en diferentes realidades sociales en convivencia con el barrio «San Francisco» de...

Campo de Trabajo "Rompiendo fronteras"

Esta Experiencia ofrece una "ruptura" para favorecer el encuentro con el Dios de Jesús...

0
0
0
s2sdefault