Sed de aprender

Perú Profes - Entreculturas


La experiencia nos ha hecho cambiar la mirada y nos ha hecho valorar aspectos que en nuestro entorno se dan por supuestos.

Este julio, un grupo de docentes participamos en uno de los proyectos de “Experiencia Sur en Compañía”. Procedíamos de diferentes lugares de España: Badajoz, Úbeda, La Rioja, Lleida, Alcalá de Henares y Barcelona. Realmente, muchos de nosotros no nos conocíamos previamente pero, al realizar la formación prescriptiva durante dos fines de semana previos a la experiencia, pronto vimos que nos íbamos a entender.

Es el segundo año que el jesuita Dani Cuesta –de la mano de Entreculturas y la Pastoral Magis–organiza esta experiencia (se estrenó el año pasado con un grupo de educadores de Jesuïtes-Lleida). Y como la vivencia está siendo muy positiva, la idea es darle continuidad en los próximos años.

El equipo de docentes hemos estado durante tres semanas impartiendo clases y talleres a niños y jóvenes que vivían en Ocongate, un pueblo de Perú (provincia de Quispicanchi) a 3.550 metros de altura. Nos ha gustado poder integrarnos en la “misión” que habíamos oído hablar toda la vida, con un internado, un comedor, un “hogar”, locales…todo giraba en torno a la Parroquia.  La experiencia nos ha hecho cambiar la mirada y nos ha hecho valorar aspectos que en nuestro entorno se dan por supuestos. Nos llamó la atención la “sed de aprender” de los alumnos; para ellos ir a la escuela es un tesoro. Una tarde de julio, después de realizar un taller artístico, nos quedamos recogiendo y limpiando la clase. Vi a un chico que estaba barriendo con mucho afán y le dije: “Luis Fernando, ¡eres muy trabajador!”, y él, orgulloso, me dijo: “Trabajador no, ¡estudiante!”.

Hace años que soy docente pero este verano he vivido en directo la importancia de la educación y de gente que vele por ella. ¿Por qué en nuestro entorno todo parece más fácil y en Ocongate, alumnos –de la misma edad que los nuestros– lo tienen todo tan difícil?...dolía ver jóvenes con un proyecto vital tan incierto. Aquí es donde se ve la obra de tantos religiosos y laicos (el Padre Antonio, la Madre Carlota, la madre Teresa, JoseRa…) que son ejemplos de vida, de vocación y de fe. Y también es aquí donde se ve la importancia de las ONG que luchan por el cambio social, la justicia y el diálogo entre culturas.

Diariamente teníamos una oración en Comunidad para ir pasando por el corazón todo aquello que íbamos viviendo. También el acompañante y el retiro al final de la Experiencia nos ayudó a ir haciendo camino y a agradecer tanto bien recibido.

Experiencias como estas ayudan a ver que vale la pena trabajar por la educación. Tal como dice la última campaña de Entreculturas: “Education opens the world”.

Esther Ribas Batlló (Casal Loiola, Barcelona)

Experiencias relacionadas

Perú en Compañía - Creciendo Juntos

Vivir una experiencia de servicio, inmersión, oración y fe en una de las tres zonas de Perú Perú...

Profes en Compañía - Entreculturas

La pasión por la educación es capaz de sacar lo mejor de cada persona y así contribuir a que...

Bolivia en Compañía - Encontrar Alegría

Bolivia en Compañía quiere ser un espacio de colaboración, de encuentro, con horizontalidad entre...

Tanzania en Compañía

A raíz de una inmersión en el colegio de los Jesuitas, los voluntarios pueden conocer la realidad...

0
0
0
s2sdefault